¿Cómo puede ayudar un aroma a mi negocion en Girona?

“¿No vine a traerte una sensación de asombro?

¿No vine a levantar tu ardiente visión brillante?

¿No vine a traerte una sensación de asombro en la llama?”

Puedes escucharla mientras lees.

A todos nos ha pasado alguna vez, de repente y sin saber porqué, nuestro estado de ánimo cambia. Puede ser paseando, comprando, o comiendo. Estamos pletóricos y de repente, bajón….sin saber porqué…Puede ser por algo que hayamos visto u oido, pero normalmente, pasa por nuestra consciencia, lo analizamos y si no nos gusta el sentimiento que nos produce, lo combatimos, con pensamientos más positivos, más placenteros.

Pero, qué pasa cuando no somos conscientes? Lo más probable es que ese cambio, pueda ser debido a una olor, sí, una olor. O mejor dicho, al estímulo producido por ella.

Empecemos por el principio. Cuando olemos algo, las señales de los receptores de olores de la nariz llegan primero a la parte de cerebro denominada amígdala (entre otras cosas, es la encargada de codificar  los estímulos de pertinencia emocional) produciendo una reacción visceral inmediata. Ningún otro sentido está directamente conectado a esta parte del cerebro, que procesa las emociones. El olor es el único, en la forma, en que cualquier respuesta en las áreas corticales superiores responsables del pensamiento consciente, ocupa el segundo lugar, si es que llega.

Con todos los demás sentidos, piensas antes de responder, pero con el olor, tu cerebro responde antes de pensar”. Prof. Pam Scholder Ellen.

Según Richard Axel, un neurocientífico  ganador del Premio Nobel, “los gusanos tienen tantos genes como nosotros, solo, dedicamos al olfato”.

Resulta que la amígdala ligada al olor, también juega un papel clave en la asociación de los recuerdos con las emociones, lo que ayuda a explicar el sentimiento nostálgico que los investigadores llaman el efecto proustiano. Rachel Herz dijo “El poder emocional de la memoria activada por el olfato tiene una intensidad inigualable a la activada por la vista y el sonido”.

El olor no funciona como una droga ampliamente eficaz, sino que juega con asociaciones aprendidas de cada individuo en particular. La canela de un hombre puede ser la mofeta de otro. No existe un olor universalmente admirado y las personas forman asociaciones con olores negativos más fácilmente que con los positivos.

Panadería
¿lo hueles?

¿Sabes porqué la mayoría de supermercados han instalado las panaderías tan cerca de la entrada?. Porque el aroma de pan recién hecho, no solo es una señal de frescura, evocando una sensación hogareña, sino que , cuando el aroma del pan asalta la nariz, se despierta el hambre hasta tal punto que nos olvidamos de lo que íbamos a comprar y empezamos a adquirir alimentos que ni siquiera teníamos en mente comprar.

Las Vegas

Vamos a poner un ejemplo de lo anterior. Esta vez enfocado a la venta de pisos y apartamentos de lujo. Nada más y nada menos que en Las Vegas. El siguiente ejemplo está extraído de un artículo del New York Times, escrito por James Vlahos.

Pongamonos en situación. City Center es una empresa de 7,4 mil millones de dólares iniciada por el conglomerado de resorts MGM Mirage, el desarrollo financiado con fondos privados  más caro en la historia de los EEUU. En construcción 76 acres(unos 307.561 m2) entre los resorts Bellagio y MonteCarlo. City Center ofrecerá 4.800 habitaciones de hotel y 2.700 unidades de condominio, además de un surtido de tiendas, restaurantes, áreas de juego, parques, teatros, etc. Tiene un total de 18 millones de pies cuadrados, 7 millones más que la totalidad de lo que estaba programado para la zona cero.

El proyecto era ambiciosos, los desarrolladores de City Center no apuntaban a un mero Resort, sino a un pueblo completo de alta gama( el precio de los condominios rondaban entre los 500.000$ – 12 millones de $ por un condominio). La estrategia era persuadir a miles de multimillonarios, realizando una presentación muy elaborada en un pabellón de ventas. Siendo conscientes de que lo que se vendía era un articulo de lujo, era una segunda o tercera vivienda, no era una necesidad. Querían atraer, no solo las mentes de los posibles compradores, sino también sus emociones, psique, corazón y alma. La visita al pabellón no podía ser solo informativa. Tendrían una experiencia multisensorial y utilizarían el “poder del olor”.

Las empresas deben llegar a los consumidores, no solo a través de las sobrecargadas vías de visión y sonido, sino también a través del tacto, el gusto y el olfato.

El pabellón de ventas tiene salas de exhibición separadas para cada una de las 4 torres del condominio y hotel del City Center, con nombres como, Mandarín, Veer, Vdara y Harmon.

Para la sala Mandarín se creó el aroma Escape to Hong Kong, teniendo en cuenta la demografía del comprador. Las unidades en el edificio comenzaron a venderse en 1,5 millones de $, por lo que el aroma necesitaba sugerir un nivel de lujo y refinamiento. Los aromas no son tan específicos que puedan dirigirse a un perfil de comprador individual, por ejemplo, una empresaria de Vancouver de 56 años, por lo que se centraron en expresar el estado de ánimo del espacio creado, una especie de minimalismo Zen.

La decoración proporcionó muchas señales. Con lo que el aroma fue una mezcla de naranja picante, olores terrosos de cedro, sándalo y ámbar, pequeños aromas de lirio, jazmín, rosa y violeta.

Para la sala Veer, enfocada mas al ambiente urbano, eligieron, de entre muchas propuestas, un aroma que estaba etiquetado como V3, describiéndolo como “casi un aroma que un hombre podría utilizar”. De las otras salas no dieron mas pistas, pero teniendo en cuenta que las ventas totales en City Center habían excedido los $1,3 mil millones en el contexto de que esto sucedió habiendo una disminución de las ventas de viviendas en todo el país y con un mercado de condominios en Las Vegas que muchos analistas consideraban saturados, fue todo un éxito.

Complejo Vdara, Las Vegas.

Los compradores en entornos perfumados, en comparación con aquellos entornos no perfumados, tienden a quedarse más tiempo o perciben que han pasado menos tiempo comprando de lo que realmente tienen. Califican la selección de mercancías como mejor y las ofertas como mas modernas; expresan un mayor deseo de compra y una disposición a pagar precios más altos.

El objetivo es que el consumidor se encuentre cómodo. Al estar más cómodos se quedarán más tiempo y si se quedan más tiempo nos conocerán mejor y si nos conocen mejor, es más probable que compren.

Y tu negocio, ¿a qué huele?.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *